BRASIL

27 de junio de 2014


Dos semanas de 5 aeropuertos, 6 aviones y muchos taxis. Muchos taxis porque es la mejor manera de moverte por Brasil a pesar de que conduzcan como en un rallie. Lo mejor es que el coche tenga cinturón y que los taxistas te enseñen cosas tan interesantes como el bar en el que Vinícius de Morales compuso la famosa canción "Garota de Ipanema" y el portal en el que vivía la susodicha garota.

En Salvador de Bahía todo está lleno de color, no solo las paredes del Pelourinho en donde sigue Michael Jackson asomado a un balcón, también su gente y su forma de vivir. Con "demora, bienvenido a Bahía". Con calma, porque allí el tiempo transcurre más despacio entre capoeira, caipirinhas y cocos. Yo también habría detenido el tiempo en la terraza del restaurante de la playa de Farol da Barra en el que devoramos una picanha. De fondo Francia le metía 3 goles a Honduras.

Nada más pisar Rio de Janeiro sentí un flechazo con esa ciudad. Yo pensaba que estaba enamorada de París pero era porque no había estado en Rio y no había visto la Lagoa Rodrigo de Freitas al atardecer. En la segunda cita me enseñó su Jardín Botánico y me llevó a almorzar a Parque Lage que es uno de los sitios más mágicos en los que he estado. Es como viajar en el tiempo a una época colonial en medio de la selva. Lo malo es que Rio a veces está muy ocupada y no puede quedar contigo. Cuando juega Brasil todo cierra y si además empata contra México después llora muchísimo y casi no te deja ver una de las siete maravillas del mundo moderno y el Pan de Azúcar te sabe amargo.

Curitiba es esa ciudad que no es el Brasil que todos conocemos. Es el sur de Brasil que es como el norte de España. Y en el norte de España no hay sevillanas al igual que en el sur de Brasil no hay samba ni son nada "funkys". Palabra de taxista. Aunque esto los koreanos no lo entiendan y sigan preguntando por la samba de Curitiba. Palabra de taxista también. No ha sido la ciudad que más me ha gustado pero allí España ha ganado su único partido del Mundial, he salido en la tele sacando mi lado más ultra y un joven oriundo que estuvo en Aragón aprendió a bailar jotas y creó en Curitiba un grupo de jota aragonesa. Esas cosas que jamás te esperas que ocurran en según que sitios.

Os podría contar mil cosas más de este viaje que ha dado mucho de sí pero se haría larguísimo. Simplemente recomendaros visitar Brasil si en algún momento tenéis la oportunidad de hacerlo. Yo en que tenga la mía de volver os aseguro que no me lo pienso dos veces. 


***


Viajar es una brutalidad. Te obliga a confiar en extraños y a perder de vista todo lo que te resulta familiar y confortable de tus amigos y tu casa. Estás todo el tiempo en desequilibrio. Nada es tuyo excepto lo esencial: el aire, el descanso, los sueños, el mar, el cielo –todas esas cosas que tienden hacia lo eterno, o lo que imaginamos como tal.
CESARE PAVESE

18 comentarios:

  1. Que buena vidaaaaaaaa!! Yo que soy de Brasil aun no he ido a Curitiba ni a Bahía. Río si conozco, pero es muy caro ir al Pan de azúcar y al Cristo (si no me engaño) Que lindo q compares Brasil con Paris!! jeje, allá mucha gente se queja y se queja y siento q no valoran su pais. En fin, bonita forma de resumir tu viaje. Lindas fotos!
    PD: Rio es muyyyy caliente, eso no me gustó!

    ResponderEliminar
  2. Preciosas fotos, ¡como siempre! Un estupendo resumen que parece trasladarnos hasta allí. ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. ...Y a vivir..jejej, muy buena entrada...me imagino que lo pasaria estupendamenete..un saludo desde Murcia..

    ResponderEliminar
  4. Vaya pedazo de viaje! LAs fotos lo dicen todo. Envidia total!

    ResponderEliminar
  5. Qué bonito todo y qué ganas de viajar me han entrado. Creo que ya lo dije por Instagram, pero la primera foto es preciosa.

    www.articoreblog.com

    ResponderEliminar
  6. Pues voy a tener en cuenta tu recomendación para el futuro. Mi novio no quiere ir, siempre me dice que vio un día un documental donde los chavales iban por ahí con metralletas, etc etc (nada bueno sacó del dichoso documental), y ahora está cagado... Pero yo creo que le enseño tus fotos y cambia de idea, jajaja. La verdad es que me ha encantado todo lo que has enseñado, aunque claro... ir, además, con la copa del mundo, es un extra-super-plus que no me va a tocar...

    ResponderEliminar
  7. Las fotos son preciosas!!y que paisajes,son una pasada!!Menudo viaje!!Besos :)

    ResponderEliminar
  8. Fotazas!! Ya te lo dije un montón de veces a través de Instagram jejej, por cierto: mi cuenta es @purovintage y puedes subir tus fotos con #zaragozaisvintage que dos veces al mes preparo un post especial de las mejores!!!! En fin, de Brasil... Todo, todo me gusta de este país. Me quedo con la última frase del post que define de manera única la verdadera experiencia de viajar! Gracias por compartirlo con tus lectores!

    Un besote,
    Nati del blog Puro Vintage.

    ResponderEliminar
  9. Has hecho un trabajo en fotografía excelente en tu viaje por Brasil!!! Eres la caña con el ojo en el objetivo!!!! Te he dicho ya que me muero de envídia???? Jejejeje, Cris he disfrutado mucho con el post!!!

    Un besito,
    Sandra von Cake

    ResponderEliminar
  10. Qué fotos más impresionantes! y con tus palabras son todavía más especiales! Que gusto da verte viajar Cris! Es como que todos viajamos un poco contigo. Y me uno a la petición de Yonaka, queremos más! jaja

    ResponderEliminar
  11. qué maravilla, de viaje, de fotos, de relato, de alegría viajando :)))

    ResponderEliminar
  12. ¡¡fotazas!! Besos rojos por doquier!

    ResponderEliminar
  13. It's really looking like a magical place. The colours everywhere are amazing!

    ResponderEliminar
  14. Oh!!! Me ha encantado este post.
    Unas fotos fantásticas. Gracias por transportarnos a Brasil.
    Se ve que ha sido un viaje inolvidable.
    Un beso.

    ResponderEliminar